ca-pub-2649426768334603 GRANDES TESOROS OCULTOS: ¿FUE PÍO XII UN PAPA NAZI?
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

martes, 13 de marzo de 2018

¿FUE PÍO XII UN PAPA NAZI?

Fragmento del artículo publicado en la revista Clío Historia, febrero de 2018.




... Un elemento fundamental para comprender la relación entre el nazismo y el catolicismo es la actitud que tuvo el papa Pío XII durante los años que duró la guerra y en los que el régimen hitleriano mostró su faceta más destructiva. Antes de su elección como Papa en el 1939, el cardenal Pacelli (su nombre antes de acceder al pontificado) ya había colaborado en la redacción de la encíclica del 37, que como sabemos significó la primera advertencia seria al Tercer Reich. 

Temiendo el imparable avance de los nazis y los regímenes fascistas en Europa, y para evitar ser apresado por un ejército conquistador (como Pío VII en tiempos de Napoleón Bonaparte) firmó una carta en la que confirmaba su renuncia en caso de ser capturado. Poco a poco se irán sucediendo los reconocimientos y elogios por la oposición del papa al nazismo. En las navidades del 41 el editorial del New York Times felicitaba a Pío XII por su lucha contra los totalitarismos, mientras que historiadores judíos como Joseph Lichten ensalzaron los esfuerzos del Vaticano por conseguir la salvación de los judíos apresados por los nazis durante la ocupación alemana de Italia, al tiempo que miles judíos que aún no habían caído en manos de los hombres de las SS, fueron cobijados y alimentados tanto en el Vaticano como en Castel Gandolfo. Se ha llegado a decir que Hitler tenía planes para capturar al papa, y que Pío XII llegó a participar en varios complots para derrocar al Führer, aunque por desgracia no se ha encontrado ningún tipo de prueba documental que atestigüe esta creencia cada vez más extendida. En el haber del papa también podemos situar su mensaje de navidad de 1944: Benignitas et humanitas, con el que se produce el verdadero impulso de una nueva corriente política con gran influencia en la segunda mitad del siglo XX: la Democracia Cristiana: Manifestar su parecer sobre los deberes y los sacrificios que se le imponen; no verse obligado a obedecer sin haber sido oído: he ahí dos derechos del ciudadano que encuentran en la democracia, como lo indica su mismo nombre, su expresión. Por la solidez, armonía y buenos frutos de este contacto entre los ciudadanos y el gobierno del Estado se puede reconocer si una democracia es verdaderamente sana y equilibrada, y cuál es su fuerza de vida y de desarrollo

El final de la guerra viene acompañado de nuevos reconocimientos. El Congreso Mundial Judío de 1945 agradeció la intervención del papa durante el conflicto, y en este mismo año el gran rabino de Jerusalén, Isaac Herzog, envió una bendición especial a Pío XII por: sus esfuerzos para salvar vidas judías durante la ocupación nazi de Italia. ​También el gran rabino de Roma escribió un libro relatando numerosos testimonios sobre la actuación del Vaticano en su lucha contra el nazismo y en favor de la comunidad judía. El 8 de septiembre de 1945, L´Osservatore Romano publicaba un artículo de Giuseppe Nathan, comisario de la Unión de Comunidades Judías Italianas, en el que declaraba: Ante todo, dirigimos un reverente homenaje de gratitud al Sumo Pontífice y a los religiosos y religiosas que, siguiendo las directrices del Santo Padre, vieron en los perseguidos a hermanos, y con valentía y abnegación nos prestaron su ayuda, inteligente y concreta, sin preocuparse por los gravísimos peligros a los que se exponían

Fueron muchas más las palabras de agradecimiento que se elevaron para defender la actitud de Pío XII durante los años que duró su pontificado. Por encima de todas nos atrevemos a destacar las pronunciadas por Golda Meir en 1958 después de la muerte del papa: Compartimos el dolor de la humanidad (...). Cuando el terrible martirio se abatió sobre nuestro pueblo, la voz del papa se elevó en favor de sus víctimas. La vida de nuestro tiempo se enriqueció con una voz que habló claramente sobre las grandes verdades morales por encima del tumulto del conflicto diario. Lloramos la muerte de un gran servidor de la paz.

Con todo este número de testimonios a favor de Pío XII por su decidido apoyo a la comunidad judía (el diplomático israelí Pinchas Lapide calculó en más de 700.000 el número de judíos salvados por el papa) y en contra del Tercer Reich, llama la atención la cantidad de críticas negativas que se han vertido para desprestigiar la figura de Pío XII, algo que bien pudo deberse a la inicial contemporización de la Iglesia para no provocar la ira de los nazis contra los cristianos, pero especialmente por las actitudes antisoviéticas del papa después de la Segunda Guerra Mundial, en un momento en el que el régimen stalinista estaba llevando a cabo una brutal represión en la Unión Soviética. La lucha del papa contra el régimen stalinista fue contestada por ámbitos políticos muy concretos para iniciar un debate que, por desgracia, aún no se ha solucionado.




No hay comentarios:

Publicar un comentario