ca-pub-2649426768334603 GRANDES TESOROS OCULTOS: EL TESORO TEMPLARIO DEL CASTILLO DE TORIJA.
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

martes, 24 de enero de 2017

EL TESORO TEMPLARIO DEL CASTILLO DE TORIJA.


... La búsqueda de la Mesa de Salomón implicó a todo tipo de personajes. Entre todos los que se habían enfrentado a su secreto había hombres de fe, visionarios, militares, arqueólogos, literatos e historiadores, pero en la búsqueda de un objeto con tan alto valor crematístico y espiritual, no podrían faltar los caballeros templarios. 

A ellos se refieren los investigadores Emilio Cuenca y Margarita del Olmo en su ensayo “Torija y la Mesa de Salomón” cuando tratan de relacionar la existencia de un antiguo emplazamiento templario en esta localidad de la provincia de Guadalajara, con la búsqueda de la enigmática mesa. Según ellos, las posibilidades de que la orden del Temple se asentase en este lugar por motivos defensivos eran mínimas, ya que la frontera entre los reinos cristianos y Al Ándalus se había desplazado mucho más hacia el sur cuando llegaron al pueblo de Torija. Tampoco tiene sentido que decidiesen ocupar este espacio por motivos económicos, la otra gran preocupación del los monjes guerreros, ya que la localidad estaba alejada de las principales vías de comunicación cuando se asentaron en la región. Desechadas estas motivaciones estratégicas y económicas, los autores creyeron encontrar una explicación satisfactoria para comprender la existencia de este asentamiento templario en la zona. 

Según ellos, otro de los principales objetivos que tuvo la orden durante toda su existencia fue la búsqueda de tesoros sagrados, y más concretamente aquellos relacionados con el Templo de Salomón; algo difícilmente discutible si tenemos en cuenta todo el empeño que, al parecer, pusieron los caballeros para tratar de localizar el Arca de la Alianza bajo el Templo de Jerusalén. Pero ¿qué fue entonces lo que buscaron en la localidad de Torija? La respuesta es más que evidente: la Mesa de Salomón, que en la actualidad permanecería oculta en algún sótano o cavidad del castillo del pequeño pueblo alcarreño. 

Otra pista que podría llevarnos a considerar el pueblo de Torija como la morada última de la Mesa de Salomón, nos la ofrecen los estudios toponímicos de la población. Los autores no parecen coincidir con la explicación oficial propuesta por José Antonio Sanz Yubero y Eusebio Monje Molinero que aseguran que la palabra Torija procede del vocablo latino “turris”: torre, al que se le unió el diminutivo “icula”, lo que formaría “turrícula”, y desde aquí evolucionaría al nombre con el que la localidad se conoce en la actualidad. Emilio Cuenca y Margarita del Olmo ofrecen una explicación alternativa, según la cual el nombre de Tariq, o Tarij, derivaría en Tarija y con el paso del tiempo evolucionaría hasta Torija, por lo que el nombre del pueblo serviría como prueba final de que el caudillo musulmán anduvo por estos parajes buscando la reliquia que tanto le obsesionaba.

Yo ya sabía que los musulmanes aprovecharon las magníficas vías romanas para penetrar por el interior peninsular y acelerar la conquista. También era evidente, que a su paso por la provincia de Guadalajara, esta calzada no llegaba hasta la localidad de Torija, por lo que si Tariq llegó hasta ella es porque tenían un motivo especial para desplazarse hacia allí. El problema es que no tenemos ningún tipo de prueba de que el caudillo estuviese cerca de esas tierras, y el único indicio que podría validar esta hipótesis es el que nos proponen los autores de este ensayo al asegurar que el nombre del pueblo procede de la deformación del nombre del conquistador, algo que como hemos dicho no puede ser comprobado. Aprovechando las descripciones ofrecidas por los historiadores musulmanes Al Razi y Ajbar Machmuá, lo autores tratan de amoldar los datos que estos cronistas nos proporcionan con la geografía física de Torija y sus alrededores. Según ellos:

“La calzada venía desde Alcalá de Henares, la antigua Complutum; entraba por el hoy día restaurante Los Faroles; continuaba por los Manantiales, Francisco Aritio hasta Fontanar y Yunquera, tal como lo transitamos hoy día. 

Tariq llega por la calzada hasta la altura del puente árabe, que entonces no existía; y en este punto abandona la calzada, cruza el río y sube por el monte.”

El río que cruzó Tariq no podría ser otro más que el Wad-Al-Hayira, río de piedras, en donde posteriormente surgió la ciudad de Guadalajara, y a continuación tuvo que seguir subiendo y atravesó el monte hasta la Alcarria, atravesando un desfiladero que hoy conocemos como valle de Torija. Allí, al final del monte que había cruzado atravesando el valle, encontró una pequeña ciudad en donde se encontraba la Mesa y la Corona de Salomón, que indudablemente no pudo ser otro que Torija, o como se le llamara en aquel tiempo.

Pero aún proporcionan una prueba más para tratar de dar verosimilitud a la hipótesis que nos presentan. En “De rebús Hispaniae” Don Rodrigo Jiménez de Rada dijo que el pueblo en donde Tariq encontró la mesa existía todavía y que a él se llegaba siguiendo la cuesta de Zulema. Para Emilio Cuenca y Margarita del Olmo esta cuesta debería de ser el camino que según la leyenda siguió la princesa Elima, Selima, Zulima o Zulema cuando se dirigía a la vecina localidad de Sopetrán, con la esperanza de que también a ella, como antes había ocurrido con su hermano, se le apareciese la Virgen. El problema es que el término de Zulema lo encontramos en innumerables caminos, cuestas y calles, repartidas por toda la geografía española e incluso es mencionado por Cervantes en el Quijote, en esta ocasión refiriéndose a un pequeño pueblo de la provincia de Albacete. Por este motivo consideré que no se podía identificar el lugar que Jiménez de Rada mencionó como cuesta de Zulema, solamente con criterios toponímicos y por lo tanto su identificación con la cuesta o camino que iba hasta Sopetrán era muy arriesgada, e imposible de demostrar...


https://www.amazon.es/El-nombre-Dios-Javier-Mart%C3%ADnez-Pinna-ebook/dp/B00IT07QU0/ref=sr_1_3?s=books&ie=UTF8&qid=1485250644&sr=1-3



No hay comentarios:

Publicar un comentario