ca-pub-2649426768334603 GRANDES TESOROS OCULTOS: MARCHA IMPROMPTU. MAPA DEL TESORO OCULTO DE LOS NAZIS.
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

viernes, 16 de diciembre de 2016

MARCHA IMPROMPTU. MAPA DEL TESORO OCULTO DE LOS NAZIS.


por Javier Martínez-Pinna, artículo publicado en la revista Clio Historia.

En Abril de 1945, la Alemania nazi estaba a punto de ser derrotada como consecuencia del imparable avance de los ejércitos coaligados de la Unión Soviética, Gran Bretaña y los Estados Unidos. Cuando ya lo vieron todo perdido, los jefes del Reichsbank trataron de esconder una parte de las reservas monetarias del Tercer Reich en Einsiedl, un pueblecito bávaro situado en las orillas del lago Walchen. Según pudo saberse, el objetivo último habría sido salvar los miles de lingotes de oro y piedras preciosas que los nazis habían logrado atesorar después de exprimir a todos los países ocupados durante el conflicto, y así reconstruir, en un futuro más o menos cercano, un hipotético IV Reich Alemán. 

Bormann junto a Adolf Hitler

La suerte una vez más, no fue propicia para los nazis ya que la operación no pudo, ni siquiera, llevarse a cabo, pero hay motivos más que suficientes para creer que una parte de este oro, unos 100 lingotes, pudo quedar oculta en algún lugar cercano al lago bávaro, una región que llegó a ser considerada como el último gran bastión defensivo, en donde los últimos supervivientes del ejército de Hitler podrían haber resistido casi indefinidamente. Afortunadamente no fue así, y una vez terminada la contienda, los rumores empezaron a propagarse, empujando a un extraño grupo de cazatesoros a iniciar una búsqueda cuyos resultados no fueron los deseados.

Hubo muchos intentos por encontrar los desaparecidos lingotes de oro del Reich, pero uno de los más llamativos tuvo como protagonista a un músico y director de cine holandés, Leo Giesen, cuando en el año 2012 aseguró haber descubierto la solución al enigma del oro nazi. Según él, en lo que más bien parecía el argumento de una auténtica película de aventuras, los alemanes habrían escondido los lingotes en la ciudad bávara de Mittenwald, situada a 16 kilómetros de Einsiedl. Tan seguro estaba de sus deducciones que marchó hacia esta bella localidad con una excavadora dispuesto a perforar sus calles en busca del tesoro, algo que provocó algún que otro problema con las autoridades locales de la zona. 

Mittenwald
Para explicar esta teoría, el autor recurre a una vieja leyenda relacionada con la presunta huida de Bormann, uno de los más poderosos y siniestros gerifaltes del régimen nazi durante los momentos finales de la Segunda Guerra Mundial. El secretario del Führer pudo anotar en una partitura musical del compositor Gottfried Federlein, la marcha Impromptu, una serie de letras, figuras y runas cuya correcta interpretación nos permitiría conocer el lugar exacto en donde fue ocultado el tesoro.

Hemos de suponer que esta especie de mapa tendría que haber llegado hasta alguno de los contactos que Bormann tenía en Múnich. Pero no fue así, y su rastro se perdió durante muchos años hasta que finalmente cayó en manos de un periodista holandés llamado Jarl Hammer Kaatee, que dedicó parte de su vida a tratar de descifrar su secreto. Una y otra vez lo intentó, pero el enigma parecía no tener solución y por eso decidió publicar la partitura en internet en Diciembre de 2012. 

Poco después, Leo Giesen llegó a la conclusión de que este lugar no podía ser otro más que Mittenwald, ya que en una de las líneas de la partitura se podía leer: Wo Matthias die Saiten Streichelt; o lo que es lo mismo: donde Matthias acariciaba las cuerdas, que según él haría referencia a Matthias Klotz, un eminente lutier de Mittenwald, cuya fama fue imperecedera. 

Pero hay más. Esta partitura parece esconder un diagrama, apenas perceptible, sobre las vías del tren que atravesaban la localidad alemana durante los años 40, mientras que la cita: Ender der Tanz, cuya traducción es: finaliza la danza, indicaría que los lingotes estaban guardados bajo el tope de la vía. El principal problema con el que se encontró el director holandés, fue el desconocimiento del trazado de las vías en 1945, lo que le obligó a realizar diversas perforaciones pero sin mucho éxito, dejando a todos con la miel en los labios y ansiosos por desvelar este nuevo misterio relacionado con uno de los regímenes más brutales de nuestra Historia.



Para más información: 

https://www.amazon.es/Los-exploradores-Hitler-SS-AHNENERBE-Inc%C3%B3gnita/dp/8499679048/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid=1511095968&sr=1-1

No hay comentarios:

Publicar un comentario